Soy holandesa, tengo 37 años y resido en Madrid desde 2011. Desde pequeña he conocido a la muerte de cerca en varias formas, y tengo la suerte de que en mi familia siempre hemos hablado de ella con naturalidad y honestidad. Ya adulta vi que muchas personas pasan el proceso de morir sin poder hablarlo y noté cómo pierden su independencia por falta de información completa y honesta, y por la gran cantidad de desinformación sobre la muerte, el proceso de morir y el mundo funerario; algo que en mi opinión es inaceptable.   

Monté mi propio proyecto ‘Bambú- al final de la vida’, y tengo la gran suerte de poder dedicar mi vida a ello: educar sobre la muerte y el morir, y ayudar a personas en la última fase de su vida siendo su asesora y acompañante y, si hace falta, su defensor. Trabajo como acompañante de familias en duelo en el tanatorio municipal de Madrid, y viviendo con la muerte como parte de mi día a día, me hace sentir más agradecida de estar viva que nunca.  

Además formo parte de grupo motor de Comunidades Compasivas Madrid, soy acompañante voluntaria en cuidados paliativos ¡y orgullosa de colaborar en el grupo organizador de Dando Vida a la Muerte!